Press (spanish)

Los "loncheros" en la ciudad de Carolina del Norte luchan por seguir operando

Lunch Truck Pic

Charlotte (Carolina del Norte), 5 abr (EFE).- Un grupo de Carolina del Norte lucha por modificar una ordenanza que ha dejado fuera de circulación a la mayoría de las "loncheras" de la ciudad en lo que se considera un "ataque directo" a los hispanos.

Bajo el lema "Carne asada no es un crimen", representantes de Action NC presentarán hoy al concejo de Charlotte, la ciudad más grande del estado, una petición que ha sido firmada por más de 250 personas en apoyo al funcionamiento de los carros para la venta de comida.

En 2008, la municipalidad aprobó una disposición que limitaba el horario de operación de las "loncheras" hasta las 9 de la noche, su ubicación a 400 pies de distancias de zonas residenciales y su permanencia en un solo lugar más de tres meses.

Esto trajo como consecuencia que los carros de comida fueran desplazados de los principales corredores viales, donde tenían establecida su clientela en zonas poco comerciales, con alta concentración de hispanos, lo que llevó a muchos a cerrar.

Antes de la ordenanza, operaban alrededor de 50 "loncheras" y ahora solo hay siete, otros deben vender sus comidas de manera ambulante en diferentes puntos de la ciudad, lo que no garantiza para algunos una ganancia estable como hace dos años.

Los promotores de la medida en 2008 argumentaron que respondían a quejas de los residentes de que las "loncheras" generaban ruido, atraían el crimen y a vagabundos a los lugares de operación, situaciones que todavía ocurren en esas áreas.

Según Héctor Vaca, coordinador de Action NC, la petición busca que los concejales municipales revisen las disposiciones de la ordenanza de 2008 y que se llegue a un acuerdo para que los "loncheras" regresen a los barrios hispanos.

Un editorial del periódico "The Charlotte Observer" insinuó el lunes que se tomó hace dos años una decisión "torpe" y "parcializada" en contra de los latinos, ya que los carritos de comida tipo "lonchera" pueden operar en cualquier momento en el centro de la ciudad.

"Hemos convertido a la mayoría de nuestros operadores de loncheras en criminales o decidimos sacarlos del negocio. Así que, mucha devoción por la comida étnica", cita el editorial.

Alejandro Gómez, que comenzó hace diez años su lonchera en Charlotte por falta de empleo y su situación migratoria, diariamente visita al menos seis lugares entre sitios de construcción, oficinas y fábricas, para vender sus tacos y tortas.

"Es una manera de sobrevivir, de trabajar, ganarnos la vida de manera honrada, ha sido difícil, tenemos muchos inconvenientes, pero estamos ofreciendo un servicio a la gente que no puede gastar mucho y evita utilizar su carro", afirmó Gómez.

Actualmente solo siete loncheras operan en Carolina del Norte, después de que varias docenas cerraran en los dos años.

http://es-us.noticias.yahoo.com/loncheros-ciudad-carolina-norte-luchan-seguir-operando-20110405-105000-709.html